Dieta y ejercicio para combatir la celulitis

Desde el inicio del siglo y debido a la era industrial, ha habido cambios en el estilo de vida de la gente y los hábitos alimentarios (alimentos procesados, faltos de nutrientes), ademàs de existir más polución en el agua, tierra y aire.Todos estos cambios en nuestro medio ambiente, traen consecuencias a nuestro cuerpo y uno de ellos es la celulitis; así como también la falta de energía, envejecimiento prematuro y falta de claridad mental.Nuestro organismo tienen que hacer frente diariamente a más toxina, deshechos metabólicos de los que realmente pueden metabolizar.La clínica de la celulitis es bien conocida. Se presenta en el 90 a 98 por ciento de los casos en mujeres de todas las edades. La celulitis se encuentra con mayor frecuencia en los muslos y los glúteos, pero también puede localizarse en el abdomen inferior y la parte posterior de los brazos.La mujer que permanece delgada a través se su vida, presenta las capas de tejido subcutáneo delgadas y tiene mas probabilidad de éxito en el tratamiento, al permanecer la piel con estado de elasticidad mejor.Dieta y ejercicio para combatir la celulitisControlar la celulitis requiere prevención y constancia. La primera medida a tomar es la de adoptar una adecuada alimentación, ya que existe una estrecha relación entre la cantidad de toxinas acumuladas en el cuerpo y la aparición de celulitis.En general los alimentos más idóneos son los que aporten pocas calorías y posean propiedades diuréticas, favoreciendo así la actividad de los riñones. Hay que comenzar por restringir el consumo de alcohol, café, dulces y sal; los tres primeros porque dificultan el trabajo depurativo del hígado y en el caso de los dulces, contienen azúcares simples de rápida absorción.En cuanto a la sal, porque favorece la retención de líquidos, es recomendable sustituirla por limón y hierbas aromáticas. Además evitaremos las grasas animales saturadas (mantequilla, embutidos) y comeremos sobre todo alimentos ricos en fibra como legumbres, frutas, verduras y cereales integrales.Deberemos cocinar con aceite de oliva en proporciones moderadas y beber entre comidas al menos dos litros de agua y no abusar de la fruta, lo ideal es ingerir no más de dos piezas al día. En cuanto al pan, siempre integral y en cantidades discretas. Y los lácteos, recomendables por su aporte de calcio, han de ser desnatados.Junto a la dieta, el ejercicio juega también un papel importante. Andar, montar en bicicleta o correr tonifican los músculos de las piernas y las caderas. Junto a pesas y masajes son los más recomendados para combatir el problema. Las nalgas y piernas pueden resultar, asimismo, muy favorecidas por la práctica de la natación.Y no olvide el remedio casero pero eficaz de alternar baños de agua caliente y fría durante quince minutos en las piernas -o en todo el cuerpo- para estimular la circulación (visita nuestro artículo sobre piernas cansadas).Si le duelen las piernas o los tobillos se hinchan después de una jornada laboral, los baños aportan una gratificante relajación que no debería pasar por alto. La terapia puede complementarse introduciendo las piernas en agua con sal yodada. Si tiene varices, este tipo de baños son imprescindibles.En qué consiste:La celulitis consiste en una desorganización de las células grasas que no pueden realizar sus funciones normales y van hinchándose cada vez más dando lugar a la famosa "piel de naranja". Según un descubrimiento hecho por dos médicos franceses, existe una relación directa entre un índice alto de toxinas en el cuerpo y la aparición de la celulitis.Asimismo se advierte que personas con estreñimiento y mala circulación de la sangre tienen más propensión a sufrir el problema. Podríamos decir, por tanto, que existen alimentos que si son capaces de prevenir o combatir los problemas antes mencionados, son en cierta forma, anticelulíticos, ya que evitarían la aparición de grasas en el organismo. Thumbnail

Dieta y ejercicio para combatir la celulitis

November 01 | 2013

Desde el inicio del siglo y debido a la era industrial, ha habido cambios en el estilo de vida de la gente y los hábitos alimentarios (alimentos procesados, faltos de nutrientes), ademàs de existir más polución en el agua, tierra y aire.

Todos estos cambios en nuestro medio ambiente, traen consecuencias a nuestro cuerpo y uno de ellos es la celulitis; así como también la falta de energía, envejecimiento prematuro y falta de claridad mental.

Nuestro organismo tienen que hacer frente diariamente a más toxina, deshechos metabólicos de los que realmente pueden metabolizar.

La clínica de la celulitis es bien conocida. Se presenta en el 90 a 98 por ciento de los casos en mujeres de todas las edades. La celulitis se encuentra con mayor frecuencia en los muslos y los glúteos, pero también puede localizarse en el abdomen inferior y la parte posterior de los brazos.

La mujer que permanece delgada a través se su vida, presenta las capas de tejido subcutáneo delgadas y tiene mas probabilidad de éxito en el tratamiento, al permanecer la piel con estado de elasticidad mejor.

Dieta y ejercicio para combatir la celulitis

Controlar la celulitis requiere prevención y constancia. La primera medida a tomar es la de adoptar una adecuada alimentación, ya que existe una estrecha relación entre la cantidad de toxinas acumuladas en el cuerpo y la aparición de celulitis.

En general los alimentos más idóneos son los que aporten pocas calorías y posean propiedades diuréticas, favoreciendo así la actividad de los riñones. Hay que comenzar por restringir el consumo de alcohol, café, dulces y sal; los tres primeros porque dificultan el trabajo depurativo del hígado y en el caso de los dulces, contienen azúcares simples de rápida absorción.

En cuanto a la sal, porque favorece la retención de líquidos, es recomendable sustituirla por limón y hierbas aromáticas. Además evitaremos las grasas animales saturadas (mantequilla, embutidos) y comeremos sobre todo alimentos ricos en fibra como legumbres, frutas, verduras y cereales integrales.

Deberemos cocinar con aceite de oliva en proporciones moderadas y beber entre comidas al menos dos litros de agua y no abusar de la fruta, lo ideal es ingerir no más de dos piezas al día. En cuanto al pan, siempre integral y en cantidades discretas. Y los lácteos, recomendables por su aporte de calcio, han de ser desnatados.

Junto a la dieta, el ejercicio juega también un papel importante. Andar, montar en bicicleta o correr tonifican los músculos de las piernas y las caderas. Junto a pesas y masajes son los más recomendados para combatir el problema. Las nalgas y piernas pueden resultar, asimismo, muy favorecidas por la práctica de la natación.

Y no olvide el remedio casero pero eficaz de alternar baños de agua caliente y fría durante quince minutos en las piernas -o en todo el cuerpo- para estimular la circulación (visita nuestro artículo sobre piernas cansadas).

Si le duelen las piernas o los tobillos se hinchan después de una jornada laboral, los baños aportan una gratificante relajación que no debería pasar por alto. La terapia puede complementarse introduciendo las piernas en agua con sal yodada. Si tiene varices, este tipo de baños son imprescindibles.

En qué consiste:

La celulitis consiste en una desorganización de las células grasas que no pueden realizar sus funciones normales y van hinchándose cada vez más dando lugar a la famosa "piel de naranja". Según un descubrimiento hecho por dos médicos franceses, existe una relación directa entre un índice alto de toxinas en el cuerpo y la aparición de la celulitis.

Asimismo se advierte que personas con estreñimiento y mala circulación de la sangre tienen más propensión a sufrir el problema. Podríamos decir, por tanto, que existen alimentos que si son capaces de prevenir o combatir los problemas antes mencionados, son en cierta forma, anticelulíticos, ya que evitarían la aparición de grasas en el organismo.