Tip: Bebe 8 vasos de agua al día

Habrás leído y oído un millón de veces que debes beber agua. Normalmente, los médicos recomiendan 6 u 8 vasos de agua al día, o bien, 1 litro o litro y medio de agua (aunque también depende de tu complexión, salud y actividad. Mejor consulta a tu médico).El otro medio litro, lo obtendrás si comes fruta y verdura, ya que son alimentos que de por sí muy acuosos. Lo que está claro, es que tienes que beber lo suficiente para encontrarte bien, con energía y vitalidad. Básicamente se han encontrado nueve beneficios de beber agua con frecuencia.Pierdes peso, si lo necesitas: el agua es una herramienta fundamental para perder peso, sobre todo porque sustituye al alcohol, refrescos y zumos envasados, que contienen mucho azúcar y calorías; además, quita o reduce el hambre, ya que muchas veces crees que tienes hambre y en realidad, es que tienes sed.El agua no tiene grasas, ni calorías, ni carbohidratos, ni azúcar. Si bebes con regularidad estás favoreciendo tu dieta para perder peso.Aumenta tu energía: si no bebes suficiente agua, estás deshidratado y la deshidratación te quita energía y provoca que te sientas cansado. Recuerda que si estás sediento ya estás deshidratado y esto significa que te sentirás agotado, débil, mareado y con algún otro síntoma de falta de hidratación. Sobre todo si estás en el trabajo, no olvides ir bebiendo.Salud para tu corazón: si bebes agua regularmente y en cantidad suficiente, estás reduciendo el riesgo de sufrir un ataque al corazón. Para las personas que tengan problemas de este tipo, el beber agua será un método de prevención fácil y accesible.Olvídate de los dolores de cabeza: otro síntoma de deshidratación son los dolores de cabeza. Muchas veces, cuando te duele la cabeza es probable que sea porque no has bebido suficiente agua, aunque por supuesto, hay muchas otras causas para el dolor de cabeza. Siempre consulta con tu médico.Mejora tu forma física: la deshidratación puede reducir tu capacidad para hacer ejercicio. Bebe agua, antes, durante y después del ejercicio y mejorará tu actividad deportiva. Si tienes un trabajo de oficina, no te preocupes, Agua Eden te ofrece el servicio de agua de primera calidad en tu oficina.Mejora tu digestión y el estreñimiento: tu sistema digestivo necesita una buena cantidad de agua para hacer la digestión de forma adecuada. Con frecuencia, beber agua soluciona los problemas de acidez estomacal y el agua junto con la fibra puede curar el estreñimiento, que con frecuencia, también es consecuencia de la deshidratación. En profesiones sedentarias, éste es un punto a tener en cuenta.Reduce el riesgo de cáncer: se ha detectado, que en relación al sistema digestivo, beber la cantidad de agua adecuada puede reducir el riesgo de cáncer de colon en un 45%, el de vejiga en un 50% y posiblemente también el de pecho.Te proporciona una piel sana y joven: en tan sólo una semana notarás que tu piel está más radiante y tersa. ¡Sigue bebiendo!Limpia tu organismo: el agua elimina las toxinas y los productos de desecho de tu organismo. Thumbnail

Tip: Bebe 8 vasos de agua al día

October 26 | 2013

Habrás leído y oído un millón de veces que debes beber agua. Normalmente, los médicos recomiendan 6 u 8 vasos de agua al día, o bien, 1 litro o litro y medio de agua (aunque también depende de tu complexión, salud y actividad. Mejor consulta a tu médico).

El otro medio litro, lo obtendrás si comes fruta y verdura, ya que son alimentos que de por sí muy acuosos. Lo que está claro, es que tienes que beber lo suficiente para encontrarte bien, con energía y vitalidad. Básicamente se han encontrado nueve beneficios de beber agua con frecuencia.

Pierdes peso, si lo necesitas: el agua es una herramienta fundamental para perder peso, sobre todo porque sustituye al alcohol, refrescos y zumos envasados, que contienen mucho azúcar y calorías; además, quita o reduce el hambre, ya que muchas veces crees que tienes hambre y en realidad, es que tienes sed.

El agua no tiene grasas, ni calorías, ni carbohidratos, ni azúcar. Si bebes con regularidad estás favoreciendo tu dieta para perder peso.

Aumenta tu energía: si no bebes suficiente agua, estás deshidratado y la deshidratación te quita energía y provoca que te sientas cansado. Recuerda que si estás sediento ya estás deshidratado y esto significa que te sentirás agotado, débil, mareado y con algún otro síntoma de falta de hidratación. Sobre todo si estás en el trabajo, no olvides ir bebiendo.

Salud para tu corazón: si bebes agua regularmente y en cantidad suficiente, estás reduciendo el riesgo de sufrir un ataque al corazón. Para las personas que tengan problemas de este tipo, el beber agua será un método de prevención fácil y accesible.

Olvídate de los dolores de cabeza: otro síntoma de deshidratación son los dolores de cabeza. Muchas veces, cuando te duele la cabeza es probable que sea porque no has bebido suficiente agua, aunque por supuesto, hay muchas otras causas para el dolor de cabeza. Siempre consulta con tu médico.

Mejora tu forma física: la deshidratación puede reducir tu capacidad para hacer ejercicio. Bebe agua, antes, durante y después del ejercicio y mejorará tu actividad deportiva. Si tienes un trabajo de oficina, no te preocupes, Agua Eden te ofrece el servicio de agua de primera calidad en tu oficina.

Mejora tu digestión y el estreñimiento: tu sistema digestivo necesita una buena cantidad de agua para hacer la digestión de forma adecuada. Con frecuencia, beber agua soluciona los problemas de acidez estomacal y el agua junto con la fibra puede curar el estreñimiento, que con frecuencia, también es consecuencia de la deshidratación. En profesiones sedentarias, éste es un punto a tener en cuenta.

Reduce el riesgo de cáncer: se ha detectado, que en relación al sistema digestivo, beber la cantidad de agua adecuada puede reducir el riesgo de cáncer de colon en un 45%, el de vejiga en un 50% y posiblemente también el de pecho.

Te proporciona una piel sana y joven: en tan sólo una semana notarás que tu piel está más radiante y tersa. ¡Sigue bebiendo!

Limpia tu organismo: el agua elimina las toxinas y los productos de desecho de tu organismo.